Jorge Luis Borges en San Fernando

Por José Gilardoni


En el año 1946, el intendente de la capital federal Emilio Siri, transfiere a Jorge Luis Borges de su puesto de auxiliar en una biblioteca municipal y lo “promueve” a inspector de aves y conejos en las ferias vecinales. Ello por haber firmado declaraciones contrarias al Presidente Perón. Borges renuncia al cargo y para ganarse la vida dicta conferencias y cursos en el Colegio Libre de Estudios Superiores y en la Asociación Argentina de Cultura Inglesa en Buenos Aires, así como en provincias y en el Uruguay.

En 1950 llega por primera vez al Ateneo Popular Esteban Echeverría en San Fernando, de la mano de don Pedro F. Calvo, dinámico secretario de la institución. En esa oportunidad Borges habló sobre Evaristo Carriego ante muy poco público.
A partir de 1971, veinte años después, Jorge Luis Borges volvió a San Fernando varias veces. Todo había cambiado: una multitud reverente y entusiasta se afanó siempre por escucharlo y verlo. El llamado “Borges para millones” fue un hecho real en todas partes.

De: “Borgesiana, catálogo bibliográfico de Jorge Luis Borges 1923-1989. Recopilación y ordenamiento por José Gilardoni” Buenos Aires, 1989.